Ingredientes y condimentos del mundo

condimentos

Una de las cosas que nunca dejo de hacer cuando viajo es visitar supermercados. Es un excelente paseo para comprar condimentos o ingredientes típicos que acá no se consiguen o es muy dificil.

Por ejemplo, en Turquía, compramos ají molido, muy bueno para condimentar:

aji-molido

También, un paquete de excelente té turco. ¡Viene como un paquete de yerba!

te-turco

De México también me traje varias cosas como ser bolsas de chiles de todas la variedades:

chile-pasilla

Paquetes de flores de jamaica (o hibiscus) para preparar agua fresca:

jamaica-hibiscus

También, infaltable en cada viaje a México, un par de paquetes de harina para tortillas Maseca:

harina-maiz-maseca

Alguna salsa para condimentar nunca falta en mi lista de compras. Aquí muestro una de cajita, aunque las mejores para mi son las de La Costeña. Tienen unas botellitas con muchas variedades. ¡Prueben la salsa ranchera para comer con huevos!

salsa-verde

Algo que también pueden traerse es mole. La última vez compré el mole que venden en frasco en Toks, pero si van a cualquier mercado podrán elegir entre muchas variedades de mole, de todos los colores, que viene en pasta, semi-seco, para luego hidratar.

mole

También pueden traer la salsa Tajín. ¡Esta se suele usar para hechar sobre la fruta o los elotes (choclos)!

tajin

De Hungría trajimos varios sobrecitos de paprika:

paprikas

Y de Estados Unidos también hemos comprado toda clase de salsas como ser la barbacoa de Jack Daniels o alguna más rara, como la que se ve aquí:

ginger-orange

En Estados Unidos también pueden conseguir productos que aquí son difíciles de conseguir o carísimos, como los arándanos rojos (cranberries), los que se usan para hacer la salsa para el pavo de acción de gracias, pero que también quedan muy ricos para comerlos con yogur o para hacer muffins:

arandanos-rojos

Y la leche de coco que, como aquí es carísima, mi esposa se trajo “algunos” paquetitos por USD 0,99.

leche-coco

  1. Nosotros solíamos hacer acopio de cosas que nos gustaban en los viajes. El problema es que nunca comíamos nada y se echaba a perder. Por ejemplo, un jamón de jabugo carisimo que trajimos de Barcelona. Cortamos por lo sano y comemos todo en el destino.
    Aunque las especias secas duran mas, eso si traemos, bah, traigo yo.

Dejá tu comentario: