Moverse en Ciudad de México

Taxi capitalino y, de fondo, el metrobus, sobre avenida Insurgentes Sur
Taxi capitalino y, de fondo, el metrobus, sobre avenida Insurgentes Sur
Hay muchas opciones para moverse. La mejor es sin dudas el metro, ya que comunica con los puntos más importantes de la ciudad, incluido el aeropuerto y terminal de micros (le dicen “central camionera”). El metro cuesta, hasta hoy, 2 pesos, lo que equivale a 75 centavos argentinos, pero probablemente aumente.

Los peseros o microbuses son colectivos chiquitos, famosos por ser conducidos por los choferes más peligrosos de la ciudad, pero sin duda son un medio rápido y barato (3 pesos mexicanos es lo básico aunque de noche aumenta). Desconozco si son legales y si tienen algún tipo de seguro.

Luego hay otros colectivos (recuerden que les dicen “camiones”) más parecidos a los porteños que se llaman RTP (Red de Transporte de Pasajeros) que son un poco más seguros y confiables. Siguen siendo económicos. También hay colectivos para mujeres.

Por último, los taxis también son recomendados, pero con las siguientes precauciones.

  • Escarabajos: Muchos mexicanos me han recomendado no tomar los taxis escarabajos, pero la verdad no entendí por qué. Me hablaron de la letra con la que empezaba la licencia y mil cosas, pero nunca les entendí, así que por las dudas, los descarto.
  • Taxis truchos: Hay autos pintados como taxi que no tienen licencia. Pueden tener un número cualquiera pintado, pero se darán cuenta que para que un taxi sea legítimo tienen que tener la palabra TAXI en fondo rojo y letras blancas, abajo, en la patente (placa, chapa) y tener taxímetro. Muchas veces es imposible observar estas cosas cuando estamos parando un taxi, así que mi estrategia era pararlo y preguntarle cuánto me salía hasta tal lugar. Ahí pueden ver la patente y si tiene taxímetro o no. Lo normal es que el taxista les responda “le cobro lo que marque el taxímetro”. Si no, preferible esperar otro. Estos taxis son más baratos que los porteños, aunque la mayoría no son muy bien mantenidos (la mayoría son Nissan Tsuru).
  • Taxis de sitio: son como remises y los publicitan como más seguros, pero son bastante más caros que los taxis comunes. La única diferencia es que salen de una estación instalada en alguna esquina y les dan un papelito con la matricula del vehículo que los llevó por si quieren denunciar algo.
  • Taxis para mujeres: un dato de color es que en la ciudad de Puebla hay taxis para mujeres, manejados por mujeres. En el DF no he visto.

1 Trackback / Pingback

  1. Del aeropuerto al centro en Metrobús – De viaje a México

Dejá tu comentario: