Taxis en México: precios y seguridad

Este es un taxi excepcionalmente nuevo. La mayoría son Nissan Tsurus.
Este es un taxi excepcionalmente nuevo. La mayoría son Nissan Tsurus.

En un post anterior expliqué cómo viajar desde el aeropuerto de la Ciudad de México hasta el centro en metrobus. Hacer el mismo viaje en taxi puede costarles alrededor de 200 pesos mexicanos (15 dólares) o más, según dónde vayan.

El viaje de vuelta, también lo pueden hacer en metrobus pero, como uno generalmente está más cansado o cargado, el taxi vuelve a ser una opción a considerar.

Si se están quedando en un hotel, seguramente tendrán un servicio de taxis privados para ofrecerles. Estos pueden ser “taxis de sitio”, similares a los remises argentinos o bien autos particulares que se dedican a prestar ese servicio. El “gancho” es que son más seguros que parar un taxi en la calle.

Por ejemplo, un servicio de estos desde un hotel de la zona de la Alameda hasta el aeropuerto actualmente está siendo ofrecido por 180 pesos mexicanos (14 dólares). Para el bolsillo argentino no deja de ser barato, como mucho en México. Sin embargo, en el último viaje que hice con mi esposa, decidimos optar por parar un taxi de la calle en la vereda del hotel. Resultado: 78 pesos, medidos con taxímetro, y con mucho tránsito (viaje de aproximadamente 15 km). Eso es 6 dólares o ¡50 pesos argentinos! Si piensan que con el metrobus nos hubiéramos gastado 60 pesos mexicanos, llega un punto en que el taxi es un medio de transporte MUY conveniente. Solo un dato: es costumbre dejar algo más a modo de propina. Yo, por viaje de 78 pesos, le dejé 90 (un 15%). Generalmente, un redondeo del vuelto generoso está bien.

Lo único que tienen que tener presente es que el taxi use el taxímetro. Los taxis que cobran una tarifa fija siempre terminan siendo más caros. Me pasó alguna vez que paré un taxi y me dijo que me cobraba un precio fijo. Niéguense antes de hablar del precio. Pídanle el taxímetro. Puede ser que no lo tengan, lo cual puede deberse a que es un taxi de sitio. En ese caso bájense.

Un taxi cuya placa tiene la licencia "en trámite". De todas formas, nunca se sabe.
Un taxi cuya placa tiene la licencia “en trámite”. De todas formas, nunca se sabe.

Con respecto a la seguridad, jamás tuve un problema con los taxistas mexicanos. Siempre he tomado taxis de día. La verdad es que, en caso de tener que tomar un taxi a la noche, ya no me arriesgaría a pararlo en la calle. Solo debo decir que la flota no es de lo más moderna. Los autos están bastante desgastados y son casi todos Nissan Tsurus o similares, los cuales son chiquitos y bajitos. ¡Pero te llevan a donde quieras!

Sé el primero en comentar

Dejá tu comentario: