10 Consejos para Viajar a Estambul

1. No te hospedes en Sultanahmet

IMG_7822
Sultanahmet es la zona donde encontrás las principales atracciones. Pero no significa que sea el mejor lugar para hospedarse.

Cuando averigüé cuál era el mejor lugar para alojarse, todo apuntaba a Sultanahmet. Este es el barrio más antigüo de la ciudad, donde se encuentran la mayor parte de las atracciones por las cuales la gente va a Estambul. Es cierto que si vas por 2 o 3 días, es cómodo hospedarse aquí ya que vas a tener todo muy cerca y no vas a necesitar ni siquiera tomarte un taxi. Pero para más que eso, la zona es bastante aburrida y una trampa para turistas. Lo único que hay, aparte de los hermosos monumentos históricos que hay que ver son restaurantes turísticos (donde NO van turcos), casas de souveniris, hoteles y agencias de turismo. Mejor, hostpedate en la zona más moderna, del otro lado del cuerno de oro (Beyoğlu, Beşiktaş, Ortaköy, etc.). Vas a poder experimentar un Estambul más “real” y no una construcción para turistas y las atracciones no te van a quedar muy lejos ya que podrás viajar en transporte público cómodamente (no necesitarás ir a Sultanahmet más de 2 veces).

2. No comas en Sultanahmet (salvo que tengas buenas recomendaciones)

Karafırın Cafe es uno de los lugares más recomendables para comer en Sultanahmet.
Karafırın Cafe es uno de los lugares más recomendables para comer en Sultanahmet.

Este punto va enganchado con el anterior. Como ya dije, Sultanahmet es una trampa para turistas. Los lugares para comer (y hay muchos) no valen la pena. Todos tienen lo mismo: variedad de kebabs, dürums (casi siempre de pollo) y sopa de lentejas. Y la calidad y el sabor de la comida no es nada del otro mundo. En general, diría que la comida turca no me sorprendió tanto como esperaba. Mi idea de comida turca venía por el lado de su similitud con la comida armenia. Pero debo decir que no le llegaba ni a los talones a la comida armenia que conocí aquí en Buenos Aires, en restaurantes como Sarkis. Nuevamente, la zona en la que mejor comimos fue del otro lado del cuerno de oro.

3. Conseguí una Istanbulkart para cada miembro de la familia

IMG_7812

La Istanbulkart es la tarjeta contactless para el pago del transporte público (metro, tranvía, colectivos, funiculares ¡y hasta baños públicos!). Es altamente recomendable conseguir una ya que con ella el transporte sale más barato. Si no tenés la Istanbulkart vas a tener que comprar fichas JETON, que salen 3 TL cada una y solo las podés pagar con monedas. En cambio, con la tarjeta, cada pasaje te sale 1,95 TL y le podés recargar el saldo que quieras en máquinas automáticas que leen billetes (pero no monedas). La tarjeta la podés compartir sin problema con otros miembros de tu grupo, pero la ventaja de que cada uno tenga una es que si estás haciendo una combinación (salís del tranvía y seguís viaje en el metro), el segundo pasaje te lo cobra a 1,25 TL. Si compartís la tarjeta, solo te va a cobrar a 1,25 TL el primer pasaje y los demás, van a ser a 1,95 TL. Es cierto que la tarjeta tiene un costo (creo que 10 TL), pero hacé la cuenta si no te conviene.

4. Usá el transporte público

IMG_7952

La red de transporte público de Estambul no es enorme, pero es bastante buena para los propósitos turísticos. Conseguí un mapa de la red, pero prestá atención que hay líneas que no están activas (algunas están en construcción y otras, como los trenes, están inactivos momentáneamente, debido a que los están modernizando). Los posibles transportes que podés usar en Estambul son: metro, tranvía, autobus, metrobus, funiculares y barcos. Hay que tener en cuenta ciertas curiosidades de la ciudad como que por ejemplo no existe el concepto de “combinación” entre transportes como lo conocemos nosotros en el Subte. Allá en cada transporte tenés que pagar nuevamente y no como aquí que podés pasarte de una línea de subte a la otra con un solo pago. También hay que tener en cuenta que a veces, aunque en el mapa te lo marque como “estación de combinación”, para combinar, hay que salir del tunel del metro o estación y caminar hasta la estación del otro transporte. Muchas veces vas a tener que preguntar dónde queda la estación porque no es fácil darse cuenta.

5. Usá el Metro para viajar del aeropuerto a la ciudad

Recomiendo el transporte públic (Metro y Tranvía) para ir desde el aeropuerto hasta el lugar donde te vayas a hospedar. Solo tené en cuenta que el Metro cierra a las 00:00 horas. Cuando salgas de la aduana (último paso del arribo) doblá a la derecha (vas a pasar por una zona de cajeros automáticos) y seguí hasta el final del aeropuerto, que no es mucho. Vas a encontrar escaleras mecánicas que bajan y van a la estación del metro. En la estación podés comprar tu Istanbulkart con una expendedora automática. Pero la recarga la tenés que hacer en la máquina de al lado ya que esa solo vende las tarjetas vacías. Una vez que tomes el metro (estación inicial de la línea M1) podés ir hasta la estación Zeitynburnu si lo que necesitás es combinar con el tranvía T1. Este tranvía atraviesa toda la parte antigua, cruza por el puente de Gálata y te deja bien para combinar con los funiculares Tünel y de Taksim (F2 y F1). Desde Taksim también podés combinar con la otra línea de metro (M2) o, si lo necesitaras, de ahí también podés tomar un micro para ir al aeropuerto secundario de Sabiha Gokçen.

6. Ándate en taxi al aeropuerto (en caso de no poder ir en Metro)

Recomiendo esto ya que a la vuelta uno está más cansado o trae más valijas. Seguramente te van a ofrecer transfers cotizados en EUROS. Pero yo encontré que el taxi común y corriente, con taxímetro, fue lo más económico. Un vehículo privado desde Sultanahmet estaba cotizando no menos de 20 EUROS (60 TL) y el taxi nos cobró, por el mismo trayecto, 45 TL.

7. Hacé el tour por el Bósforo público

Este es el lugar desde donde sale el tour público por el Bósforo.
Este es el lugar desde donde sale el tour público por el Bósforo.

Cada vez que camines por Sultanahmet vas a escuchar un cántico similar: “Bosphorus tour, Bosphorus tour”. Son vendedores de paseos en barco por el estrecho de Bósforo. IGNORALOS. NO LOS MIRES. Son pesadísimos y muy insistentes. Ni se te ocurra contratarlos. Tampoco contrates tours por el Bósforo en una agencia ni en el hotel. Son una estafa. Por lo general el tour por el Bósforo contratado en agencia u hotel está 35 EUROS (106 TL). Sin embargo, lo que nadie te dice es que lo podés hacer por 10 TL. Simplemente dirigite al puerto de Eminönu. Allí hay un servicio de crucero por el Bósforo municipal, que es altamente recomendable, dura solo 2 horas y cuesta 10 veces menos. Te vas a dar cuenta de cuál es porque es el único que no tiene vendedores tratando de obligarte a subir. ¡Ojo que al lado de ese sale otro barquito que también cobra 10 TL, pero es un servicio privado en una embarcación mucho más chiquita! Otro tip para encontrarlo, en la entrada tiene molinetes para pagar, si querés, con Istanbulkart.

8. Ojo con los jaladores

En toda la ciudad vas a cansarte de encontrar “jaladores”. Esta palabra la aprendí en Perú, lugar donde también encontré muchas trampas para turistas. Los jaladores son esas personas que te invitan a entrar a un restaurant, a un negocio de souvenirs a servicios turísticos, etc. No son peligrosos, claro, pero sí muy molestos. A veces son directos y enseguida te dejan ver que te quieren vender algo, pero otras veces son aún más molestos y se te ponen a conversar (hablan todos los idiomas) lo cual los hace realmente muy pesados. Lo mejor es ignorarlos con un “NO GRACIAS”. Si te insisten simplemente diganle que no les interesa, que quieren sacar fotos tranquilos o lo que se les ocurra, pero no les recomiendo darles conversación ni seguirles la corriente.

9. Ojo con el tránsito

Hay que tener especial cuidado con el tránsito. Los autos y las motos no respetan nada. Se suben a las plazas, zonas peatonales y no tienen el menor cuidado de ir a una velocidad prudencial. En especial hay que ser muy precavidos que zonas que uno puede ir tranquilo pensando que es peatonal pero, de la nada, y a las chapas, te puede aparecer un vehículo. ¡Mucho cuidado!

10. Que no te asuste medio oriente

Hasta antes de llegar a Estambul, yo pensaba que me dirigía a una especie de versión “light” de Siria o Afganistán. Pero nada que ver. Estambul es Europa. Es una ciudad muy moderna, muy segura (al menos esa fue mi impresión) y su gente es muy amable y abierta. Además, y por si fuera poco, mucha gente habla inglés (y hasta español) por lo que tendrás pocos problemas para comunicarte. Incluso, no les molestará hablarte en inglés (como sucede en otros paises europeos) si se dan cuenta que no hablas turco.

Sé el primero en comentar

Dejá tu comentario: