Visita a un viñedo y bodega en Aguascalientes

Si bien México no es un país que sea muy conocido por sus vinos, tienen una producción de vinos modesta en ciertas regiones, siendo Baja California la más conocida. Sin embargo, en el viaje que hice en febrero de 2011, aprendí un poco sobre la producción vitivinícola en el estado de Aguascalientes.

A decir verdad, planeabamos ir con mis amigos a conocer Zacatecas pero, lamentablemente, la violencia que viene imponiendo el narcotráfico hizo que esa ciudad se vuelva desaconsejable para el turismo. Al menos en los días en que estuve en Aguascalientes, la ciudad de Zacatecas, distante tan solo media hora de ahí, estaba en estado de sitio, por orden del gobernador, a causa de algunas balaceras recientes. Por tal motivo, la orden era que, a partir de las 18 horas, no había más actividades.

Mi amigo Juan Luis, entonces, nos invitó a llevarnos a conocer una antigua bodega de la zona, a 15 minutos de la ciudad (aunque en la misma dirección que Zacatecas, para nuestro temor). La bodega se llamaba Hacienda de Letras.

Las antiguas haciendas mexicanas se caracterizaban por ser grandes tierras donde el dueño daba vivienda a los peones y, la que visitamos, tenía hasta una pequeña iglesia para las personas que allí vivían.

Al llegar nos atendió muy gentilmente el hijo de uno de los dueños, y nos explicó todo sobre los viñedos. Nos comentó que la mayor parte de la producción de uva se vende a una multinacional española y el resto se utiliza en la producción de su bodega.

También nos contó que el consumo de vino en México es muy pequeño comparado con Argentina, por ejemplo. Y es cierto, es muy raro ver mexicanos consumiendo vinos. Es una bebida que se ve más en los restaurantes de lujo, generalmente de estilo italiano o español, los que no son muy comunes. Además, el precio de los vinos suele ser alto, comparado con nuestro país. En México, la bebida alcohólica más consumida, debe ser la cerveza, según lo que he visto.

No recuerdo el nombre de nuestro gentil guía, pero luego de la recorrida por los viñedos, nos prepararon una degustación con unos 6 vinos diferentes de su producción, incluyendo un brandy que exclusivamente venden en forma directa en la bodega, que estaba de lujo.

Lamentablemente ya traía mucho equipaje como para llevarme un vino, pero sin dudas disfruté mucho los que bebí, acompañados de un riquísimo queso manchego con pan, y de la enriquecedora charla de nuestro guía.

Cómo llegar

No soy un experto en las rutas de la zona, pero en nuestro caso fuimos por la Carretera Federal 45 y, al llegar al cruce con la ruta 19, en Pabellón de Arteaga, giramos a la izquierda. Enseguida nos desviamos nuevamente a la izquierda, hacia San Luis de Letras.

Sé el primero en comentar

Dejá tu comentario: