Qué hacer en un layover de 12 horas o más en México

la foto (2)

Doce horas en la ciudad de México iniciarían llegando muy temprano en la mañana. Luego de hacer los trámites de migraciones y recoger su equipaje, vuelvan a despachar el equipaje para su vuelo de conexión o, si no pueden, dejenlo en algún guardaequipaje del aeropuerto. Yo los he usado varias veces y no he tenido problemas. Solo asegúrense de no perder las llaves.

Diríjanse al Metrobus línea 4 para ir al centro, compren su tarjeta si no la tienen o recarguenle saldo (recomiendo considerar cargar saldo tanto para la ida como para la vuelta).

Bájense en la estación Bellas Artes. Aquí pueden ir a desayunar al Sanborns de los azulejos o al famosísimo Café Tacuba. Ni se les ocurra pedir café con leche con medialunas. El desayuno mexicano sí lleva café, pero negro, y, sobre todo, platos fuertes como huevos, frijoles refritos, chilaquiles, sopas, omelettes, tamales, etc. Pueden pedirse un jugo verde también. Un desayuno como este los mantiene con energía hasta las 2 de la tarde, horario habitual para el almuerzo mexicano (que allí llaman “comida”).

Luego del desayuno, están en el centro histórico. Tienen toda la mañana para recorrerlo. Conozcan el zócalo, la catedral, el palacio de gobierno, las ruinas del templo mayor y caminen por las calles de Tacuba, 5 de mayo y alrededores.

Como a las 12 del mediodía, mi recomendación sería que se animen a alejarse del centro. La primera opción sería ir a la zona de Coyoacán y, si se animan, a San Ángel. Ambos lugares son hermosísimos y muy tranquilos. En ambos lugares hay muy lindos restaurantes para comer.

En Coyoacán les recomiendo una opción light: el café Ruta de la Seda. Conozcan el jardín Centenario, caminen por la calle Francisco Sosa y aledañas, visiten el mercado y el café Jarocho. Desde aquí no están lejos del museo instalado en la casa de Frida Khalo. A Coyoacán se puede llegar en el Metro línea 3 y caminar por Francisco Sosa hasta el jardín Centenario.

En San Ángel, hay varios restaurantes muy buenos alrededor de la plaza San Jacinto. Es un barrio de clase alta. Recomiendo mucho recorrer sus casas de arte, sus calles irregulares, la feria de pinturas de los sábados y domingos en las plazas y el museo Estudio Diego Rivera (calle Altavista, esq. Diego Rivera). También pueden visitar el mercado de San Ángel y el enorme mercado de flores.

Si se animan, San Ángel y Coyoacán se pueden hacer fácilmente en un solo paseo. Recomiendo ir primero a San Ángel y luego tomarse un taxi hasta Coyoacán (que los deje en el jardín Centenario).

En caso de no animarse a alejarse tanto, otras opciones interesantes de ver son las colonias de Condesa y Roma. Estas zonas son famosas por sus restaurantes, cafés y galerías de arte. La zona rosa no vale la pena de día. Es una zona de antros (discos/boliches, en mexicano) y lugares de chicas “malas”.

Si les queda tiempo, anímense a ir por la tarde a recorrer la avenida Reforma. Pueden volver de la zona sur en metro o metrobús y empezar desde el monumento al Ángel, caminar hacia el noroeste. Pueden pasar por algún café de camino o centro comercial (Reforma 222). Sigan hasta llegar a la calle Juárez. Allí, a 200m a la izquierda (la calle cambia de nombre a De la República) tienen el monumento a la Revolución, vale la pena. A la derecha, otros 200m por Juárez, tienen la Alameda, un antiguo parque en medio de la ciudad. Disfrútenlo y luego visiten el museo de Bellas Artes. Por último, pueden subir al mirador de la torre Latinoamericana para apreciar la ciudad en su inmensidad.

Finalmente, pueden cenar en Los Girasoles y volver a la parada Bellas Artes para tomarse el metrobús nuevamente al aeropuerto. Recuerden que en México cenan temprano por lo que a las 6 o 7 de la tarde ya suele haber servicio en los restaurantes para cenar.

1 Trackback / Pingback

  1. Pasar la noche en el aeropuerto de México | De viaje a México

Dejá tu comentario: